Los fontaneros profesionales Zaragoza saben que para conseguir el ahorro de un recurso tan importante como el agua es necesario que realicemos una serie de cambios en nuestros hábitos de consumo, así como es importante que instalemos algunos grifos y complementos que pueden contribuir para este objetivo.

Hablaremos de los grifos monomando. Se han convertido en un tipo de grifo muy habitual en los hogares españoles. Sin embargo, si no sabemos utilizarlos correctamente, pueden convertirse en auténticos derrochadores de agua, situación que desde cualquier servicio de fontaneros profesionales Zaragoza observan cada día.

Como usuarios, normalmente tenemos la tendencia de abrir estos grifos al máximo, lo cual hace que el caudal sea, obviamente, el máximo posible en cada uso. Además, solemos colocar el regulador de temperatura en posición central, por lo que mezclamos el agua fría con el agua caliente de forma indiscriminada. Ninguno de estos factores es realmente necesario.

Es por ello que en el mercado existen grifos monomando que pueden solucionar estos errores, tales como los grifos monomando con dos fases de apertura.

Estos artefactos disponen de un sistema que te ofrece un primer tope, con el cual obtienes un caudal suficiente para las labores básicas. Pero, cuando necesites mayor caudal de agua, puedes abrirlo hasta el segundo tope, donde finalmente obtendrás el máximo caudal.

También existen los dispositivos reguladores de caudal. Se trata de unos dispositivos muy económicos que se instalan tanto en la salida del grifo como en el tubo interior.

Estos reguladores se encargan de disminuir la cantidad de agua que sale por el grifo, pero al mismo tiempo inyectan pequeñas burbujas de aire al caudal. De esta forma, sale menor cantidad del vital líquido, pero la sensación de caudal abundante permanece gracias a las burbujas de aire, lo cual da como resultado un chorro espumoso y con presión.

Desde Fontaneros JP recomendamos la instalación de estos dispositivos.